Great prices, great services. Book Now! Reserve Agora!

Sunday, February 1, 2009

HOSTEL COLONIAL BUENOS AIRES - MATT, LOST IN THE DOWNTOWN - ALL PUBLISHED STORIES

For several months I published in this blog Lost in the Downtown, the Matt´s stories , homeless by choice that roam the streets of Buenos Aires, especially in the Hostel Colonial neighborhood.
Stories that portray the harshness of urban life in a big city, Matt only exists in my mind, the stories, well, take a walk.
The attraction is just think they are good texts for reading and in Buenos Aires, walking as a tourist, not only can see, you can see beyond.


MATT - LOST IN THE DOWNTOWN - # 1 by HOSTEL COLONIAL

I chose Buenos Aires, never knew why, I never asked, never understood the “nostalgia” of Buenos Aires, never heard the “saudades” of Rio. The fate invite me to miss in these streets and nobody rejects such an invitation, especially when Mr. Fate usually scrounge your ass without the sole of his shoe says R.S.V.P.

Elegí Buenos Aires, nunca supe porqué, nunca me lo pregunté, nunca entendí la nostalgia del porteño, ni las saudades del carioca. El destino me invitó a perderme en estas calles y nadie rechaza una invitación de ese tipo, sobre todo cuando el Señor Destino suele patearte el culo sin que la suela de su zapato diga R.S.V.P.

MATT - LOST IN THE DOWNTOWN - # 2 by HOSTEL COLONIAL

Way on Florida Street, I look at the Caucasian child and he returns his gaze with angelic face, I´m in the depths of his eyes and the message was clear "I´m making money and I want yours, if it isn´t go to the hell".
I continue to walk and I think, maybe when he turns seven years wants to play with me.

Camino por la calle Florida, miro al niño caucásico y él me devuelve su mirada con cara angelical, viajo a lo más profundo de sus ojos y el mensaje es claro “Estoy haciendo dinero y quiero el suyo, si no es así váyase al demonio”.
Sigo caminando y pienso, quizás cuando cumpla siete años quiera jugar conmigo.


MATT - LOST IN THE DOWNTOWN - # 3 by HOSTEL COLONIAL

Buenos Aires, Argentina.........
....They were 10, they were always on the Obelisk square, a day took sun and counted taxis when the leader approached me, 9 years old, plump, curly hair, a small Maradona´s Buddha and said - Today we play with the Plaza Lavalle boys, 11 to 11, you going to be our goalkeeper. I went to play soccer. We won, we went to eat some oranges and Nahuel, so called, hugged me and told me - See you tomorrow. Every day trip around the Obelisk. We lost. They are no longer.

Buenos Aires, Argentina.........
....Eran 10, estaban siempre en la placita del Obelisco, un día tomaba sol y contaba taxis cuando el líder se me acercó, 9 años, regordete, cabello rizado, un pequeño Buda Maradoniano y dijo - Hoy jugamos con los de Plaza Lavalle, 11 contra 11 y vos vas a ser nuestro arquero. Fui a jugar fútbol. Ganamos, comimos unas naranjas y Nahuel, así se llamaba, me abrazó y me dijo - Nos vemos mañana. Todos los días paso por el Obelisco. Perdimos. Siempre los busco pero ya no están....

MATT - LOST IN THE DOWNTOWN - # 4 by HOSTEL COLONIAL

It's just a man, not the exception, not the rule. Paul is always in the corner of Florida and Lavalle streets. His sentence of battle: "Change, change, change dollars, euros, reales." Always the same words. Every day, all day.
In the evening his voice sounds completely broken. Change. His life needs a change. He wants to stop being a "little tree", that is their work on the street. He didn´t see me. He didn´t see anyone. I just want to greet him. It seems exhausted. It´s fed up with the dogs who try to urinate. He smiling me.
Hi Matt. Goodbye Paul.
Es sólo un hombre, no es la excepción, tampoco la regla. Pablo siempre está en la esquina de las calles Florida y Lavalle. Su frase de batalla: "Cambio, cambio, cambio dólares, euros, reales". Siempre las mismas palabras. Todos los días, todo el día.
Al atardecer su voz suena completamente rota. Cambio. Su vida necesita un cambio. Quiere dejar de ser un "arbolito", ese es su trabajo en la calle. Él no me ve. Él ya no ve a nadie. Yo sólo quiero saludarlo. Parece agotado. Está harto de los perros que intentan orinarlo. Me sonríe.
Hola Matt. Adiós Pablo.

MATT - LOST IN THE DOWNTOWN - # 5 by HOSTEL COLONIAL

Siempre la veo a "La Doctora". Luce espléndida en sus trajecitos color verde, celeste o rosa, zapatos siempre al tono, una verdadera ejecutiva enfrascada en su tailleur.
Su terreno es la esquina de Avenida Córdoba y la calle Florida y el shopping que esta ahí, aunque varias veces la vi recorriendo la peatonal hacia el sur y llegar hasta la Avenida Corrientes. Estoy casi convencido que es otro personaje de la peatonal. Otro personaje de Buenos Aires.
El hombre muy bien vestido la mira. Se miran. Charla corta, una sonrisa y acuerdo tácito sellado. Como buena abogada primero te habla de honorarios y luego de derechos.
Caminan por la Avenida Córdoba hasta la calle San Martín y doblan hacia una de las zonas más hot de Buenos Aires, no es una zona roja, es una zona de "trampa", como le dicen los porteños al flirteo y sobre todo en los mediodías de Lunes a Viernes.
Camino detrás de ellos y las chicas del Orleáns, esperando en la jaula vidriada que alguien las libere, me saludan.
Se pierden detrás de la puerta del "telo". Pasará un buen rato y al salir del hotel del pasaje Tres Sargentos, corta despedida y su ruta. Él seguirá su vida, intentando arreglar la Argentina, ella de vuelta a su esquina, a esperar un nuevo caso.
Ambos son absueltos de cargo, quizás lleven alguna culpa. Quizás.

MATT - LOST IN THE DOWNTOWN - # 6 by HOSTEL COLONIAL

Caminaba sin rumbo por mi barrio adquirido, sintiéndome un okupa a gran escala, de hecho la escala es tan grande que soy un okupa sin techo, un homeless, vaya paradoja y contradicción y pensaba – “ Es maravilloso ver el amanecer en los vidrios espejados de las torres que dan al Río de la Plata a las 5 p.m., raro fenómeno de la nueva urbe espejada. Es también un placer caminar por la calle Florida y ver shows gratuitos de tango, rock, funk y ska sin tener que tomar un avión que vaya de la Costa Este a la Costa Oeste, todo está ahí, en esos 1100 metros de largo que tiene la calle, de calidad superlativa algunos, para apurar el paso otros”.
Decido irme del ritmo frenético de la calle Florida y doblo porla calle Tucumán hacia el Bajo y me lo cruzo, impecable, de saco y corbata, la tarjeta que permite ingresar a las grandes empresas colgando de su cintura como un nuevo fetiche post postmoderno, ese estúpido sentido de pertenencia al banquete de otro cuando el pordiosero eres tú.
Flashbacks a borbotones y cada fotograma que componía esa película mental, nada tenía que ver con el tipo que conocí meses atrás. En ese tiempo tenía cara de canción grunge, flaco, rubio, rasgos finos pero descuidados, daba la sensación de ser un “high society junkie”, alguien que se había caído del sistema por error u omisión (siempre propios).
Todos los días, en una rutina casi psicótica se paraba en la esquina de las calles Tucumán y San Martin y pateaba el cesto de residuos varias veces.
Un día le pregunté ¿Por qué lo haces? Solo me miró, una sola vez y se alejó caminando. Shit!!. Cada vez que recuerdo esa mirada tengo ganas de patear ese cesto yo también…..y hoy me lo cruzo así, la vida en 180º. Cara o Cruz. Yeah! Quizás fue su tiempo de furia y quién soy yo, el humilde dueño del aire de San Nicolás, uno de los más concurridos barrios de Buenos Aires, para impedírselo. WTF!! Hmm…..Well.

MATT - LOST IN THE DOWNTOWN - # 7 by HOSTEL COLONIAL

No es tarea fácil caminar por la Avenida Corrientes por estos días. Temporada teatral en su cenit, gente en pugna por un ticket, adolescentes histéricas, turistas sacando fotos al Obelisco y a las maravillosas construcciones de Buenos Aires.
Miles y miles de personas y entre todos ellos, una verdadera horda de vendedores ambulantes del merchandising de las obras en cartel, sin dudas no es el oficial que se vende puertas adentro y a otro precio. Los observo y los noto muy parecidos a mí, desclasados, muchos a punto de caer debajo de la línea que admite mi racionalidad, pero con la salvedad de que yo tuve opción y elegí, ellos no, ni opción, ni elección, alguien en un ejercicio de juego oficial marcó su destino por decreto, quizás el más decrépito de los recursos legales y selló su suerte.
Andrea es una de ellos, la conozco de verla en el Luna Park, charlamos muchas veces, aunque bien podría ser una de esas adolescentes que gritan en el teatro, inmersas en una pulsión sexual por esos inalcanzables, casi andróginos, que no disparan un solo rasgo de seducción, pero no, ella está del lado de afuera esperando para facturar y recibir sus migajas.
Espera, quizás sienta fascinación por el entorno, de hecho ella también tiene su Fotolog, aunque jamás tuvo un PC propia, ella va a los cybercafés que están abiertos las 24 horas. Comienzan a salir las chicas del teatro y comienza su rutina ensayada una y mil veces, “Foto, foto, foto, foto”, lo hace con tanta vehemencia que logra disimular la desesperación que expresa su rostro. Termina el acting, a esperar la próxima función. La veo irse hacia la esquina de la calle Esmeralda.
Luz verde, los autos arrancan a toda velocidad y ella cruza la calle, casi como un ángel, ha logrado captar la atención de todos, un ruido seco, estupor, la gente se agolpa, hay gritos. No hay nada que hacer, se escuchan sirenas, me alejo aturdido. El decreto ha sido derogado. Sin aplausos.

MATT - LOST IN THE DOWNTOWN - # 8 by HOSTEL COLONIAL

Ayer hubo juegos de primavera, sólo una sensación, el invierno no se ha ido aún de Buenos Aires. Parques y plazas de la ciudad se vieron desbordados de entusiasmo costumbrista, nada especial, nada distinto, el descontrol propio de los Spring Breaks a los que solía ir, pero a escala de un país como Argentina.
Decidí quedarme en el Centro, la 1/2 Maratón de Buenos Aires pasaría por aquí. Miles de objetivos y una sola meta, sólo había que observarlos, cada uno corría contra sí mismo y sus fantasmas.
Volví a acostarme, presuroso, ninguno de mis fantasnas me encontraría hoy, hoy es primavera pensé, no la podrán detener pregonaban en el Mayo Francés y es cierto, pero hoy no, ya habrá tiempo para renacer. Y me dormí.
End, goodbye everywhere.

1 comment:

Benny said...

You are crazy man! Best stories, you're a good urban observer.